A collaborative effort of The Children's Partnership, Children Now, and Children's Defense Fund created to ensure that all of California's children obtain the health coverage they need to grow up strong and healthy

News Article

Wednesday, June 6, 2012

Eliminación de Healthy Families afectaría a latinos

Permalink
Share

SACRAMENTO.- El sólo oír hablar de que Healthy Families podría desaparecer pone a Alicia Alferez de nervios. Sus tres hijos de 15, 6 y 4 están en este programa estatal que ofrece seguro médico a los menores hasta los 19 años a un costo muy bajo.

 

"Estamos nerviosas y las mamás me piden más información de lo qué va a pasar", dice Alicia Alferez, una madre soltera que vive en Antioch en la Bahía de San Francisco y trabaja para Brighter Beginnings una agencia no lucrativa en Oakland que se dedica justamente a inscribir a niños y jóvenes a programas de salud subsidiados.

 

Su miedo es compartido por los padres de 878,000 menores inscritos al programa Healthy Families debido a que el gobernador Jerry Brown propuso eliminarlo para abatir el déficit estatal de 15,700 millones de dólares. El impacto entre los latinos sería desproporcionado porque 47% de todos los niños apuntados son latinos, un total de 409,000.

Brown propone como opción alterna traspasar en un periodo de nueve meses a todos los menores inscritos en Healthy Families al programa Medical que sirve a los más pobres. Se ahorraría 64 millones de dólares en el año fiscal 2012-13.

 

"Mis hijos no calificarían para Medical porque no gano tan poquito pero tampoco lo suficiente para pagar un seguro médico privado", subraya.

 

"En Healthy Families la atención es excelente y lo mejor que ha pasado en California en términos de salud para los niños; en cambio en Medical recibimos con frecuencia quejas de que la atención es muy pobre y tratan muy mal a las personas como si uno fuera a pedirles de gratis", señala.

 

Una familia de cuatro tiene que ganar menos de 22,350 dólares al año para calificar en Medical; y para Healthy Families no deben de devengar más de 55,875 dólares.

Anthony Wrights, director de la organización Acceso a la Salud de California precisa que todos los niños que ahora están en Healthy Families calificarían para MediCal pues no se cambiaría los requisitos de elegibilidad.

 

"Sí tendrían cobertura pero el problema es, qué clase de plan van a tener y qué les van a dar. Por ejemplo un niño que ahora va a Kaiser no podría ver ya a su mismo pediatra. Sería muy duro sobre todo para los pequeños que viven en el medio rural", explicó Wrights.

 

El estado obtendría ahorros con la transferencia ya que mientras le paga en promedio a un médico por un niño inscrito en Healthy Families 100 dólares al mes, por uno de Medical entre 80 y 85 dólares. "Un descuento de entre 15 a 20%", detalla Wrights.

 

Un sondeo de la no partidista Oficina del Analista Legislativo (LAO) hecho a pediatras que actualmente ven a niños inscritos en Healthy Families encontró que 26% estarían dispuestos a inscribirse en Medical para atender a dichos pacientes pero 29% respondieron que no lo harían y 46% estaban inseguros.

 

Por lo tanto LAO advirtió que la transición de Healthy Families podría interrumpir los servicios de cuidado médico de algunos inscritos y ser particularmente dañino para cualquiera que tenga condiciones crónicas o complejas.

 

Al menos 40 organizaciones que representan a los médicos, clínicas comunitarias, trabajadores de la salud, centros de salud de las escuelas y defensores de la educación temprana están preocupadas porque la propuesta del gobernador interrumpa el cuidado médico para cientos de miles de niños.

 

Como alternativa proponen una transición de sólo aquellos menores cuyas familias ganan hasta 133% del nivel federal de pobreza para enero de 2013, lo cual es consistente con la reforma de salud que requiere que esta parte de la población de Healthy Families sea inscrita en Medical para 2014.

 

"Estaríamos hablando de unos 200,000 niños", precisó Michelle Stillwell del Fondo de Defensa de los Niños.

 

La alternativa aprobada por el Subcomité Presupuestal sobre Salud del Senado la semana pasada aún tiene que recibir el visto bueno del mismo subcomité en la Asamblea e ir a los plenos del Senado y la Asamblea para su aprobación.